martes, 25 de noviembre de 2008

ISQUIOTIBIALES ACORTADOS


Los músculos isquiotibiales son aquellos tres que cubren la parte posterior del muslo. Dos más internos, el semitendinoso y el semimembranoso, y uno más externo, el bíceps femoral.

Son masas musculares largas y de gran fuerza tendinosa, lo que facilita las tendinitis y las contracturas, causando molestias desde los bordes inferiores de los glúteos hasta el hueco posterior de la rodilla.


Cuando se estira la pierna completamente en la zancada, los músculos isquiotibiales de la pierna adelantada están estirados y se contraen cuando el pie toca el suelo y la otra pierna empieza a ser levantada del suelo, hacia delante. Por ello, estos músculos recogen o flexionan la pierna y extienden la cadera.

Para mantener el cuerpo erguido, estos músculos ayudan a estabilizar el cuerpo contra la influencia de la gravedad. Trabajan acoplados al cuadriceps.

Cuando hacemos un movimiento hacia delante nos protegen de no caernos hacia esa zona.

Si tenemos una cortedad funcional de la musculatura posterior del muslo podemos encontrar repercusiones no solo en el muslo (con molestias de tipo pinchazo o fatiga), también puede afectar la flexibilidad general de la espalda baja y la pelvis (dolor lumbar o sacro-iliaco ) e incluso de la espalda media(dorso curvo).

La flexión del tronco y la cadera con la rodilla extendida (zancada larga) se ve limitada por la extensibilidad acortada de estos músculos, por lo que la exploración de los isquiotibiales es crucial cuando duele en la parte posterior del muslo.

Lo cierto es que un acortamiento mantenido del muslo posterior ocasionara, con el tiempo, un aumento de la curvatura dorsal (cifosis torácica) y alteraciones de la zona lumbo-sacra con afectación de los discos intervertebrales (protusiones y hernias discales lumbares). Además, durante la flexión del tronco y la posición de sentado, la cortedad funcional de esta musculatura ocasiona retroversión de la pelvis (parte posterior de la pelvis hacia abajo)y con ello una inversión o cambio de la curvatura lumbar normal (perdida de lordosis).

Como distinguir un síndrome de isquiotibiales cortos

Existen varios test para valorar el estado de la musculatura posterior del muslo, pero todos ellos se basan en medir la flexibilidad para llegar con las manos a los pies, sin flexionar las rodillas. Por ello, podemos medir los centímetros que falten hasta las puntas de los pies cuando, en posición de sentado, nos echamos hacia adelante hasta dar con los dedos en los pies. Se considera normal llegar a los pies o faltar cuatro a cinco centímetros si terminamos de hacer ejercicio (pues el músculo suele estar mas acortado). Si lo medimos de pie, con las rodillas extendidas y los pies separados tanto como la anchura de los hombros, se pide una flexión máxima del tronco sin flexión de rodillas y con los brazos y palmas de las manos alargados al máximo para llegar al suelo, midiendo, midiendo con una regla lo que falta para llegar. Si faltan 5 centímetros es una cortedad leve, y entre 6 y 15 es una cortedad marcada y, obligatoriamente, se debe tratar cuanto antes si queremos correr con garantías.Hay otro tipo de test basados en el ángulo de elevación de la pierna tumbados, pero son mas difíciles de medir.

Como prevenir estos acortamientos

La mejor prevención del acortamiento de isquiotibiales es estirar bien después de correr o de montar en bici ya que como decía anteriormente en la bici nos ayudan a flexionar la rodilla(cunado el pedal sube) y a extender la cadera(cuando el pedal baja).Si bien es cierto que no todos tenemos la misma flexibilidad articular (de nacimiento se puede ser más rígido), no es menos cierto que podemos mejorar trabajando la elasticidad muscular.

Añadiendo que estos ejercicios de auto elongación de la musculatura isquiotibial fatigada por el entrenamiento son más efectivos después del ejercicio. Estiramos antes de entrenar este grupo muscular cuando por la actividad laboral o cotidiana trabajamos largas horas sentados.

Si el acortamiento isquiotibial es importante (falta 15 cm) conviene tratar la pelvis y muslo del corredor.

En su inicio, el tratamiento precisa Masaje descontracturante de toda la musculatura lumbar, glútea y de muslo posterior hasta el hueco poplíteo de la rodilla. Al menos una vez a la semana con un trabajo manual especifica sobre el origen isquiático (bajo el glúteo) en los tendones altos de estos músculos y sobre las inserciones tibia (rodilla posterior) que en el corredor de fondo originan importantes sobrecargas.

En segundo lugar se debe revisar la pelvis, pues estos acortamientos con llevan una fuerte retroversión de los huesos iliacos con la consecuente modificación de la posición del hueso sacro y de la columna lumbar(de ahí que muchas dolencias de la zona lumbar tengan la causa en un acortamiento isquiotibial)

Ejercicios de autoestiramiento, con tensión muscular de unos 6 segundos y relajación posterior con ganancia de recorrido articular, es lo que se denomina ejercicios de estiramiento post-isométrico, incidiendo específicamente en la zona a tratar, semitendinoso, semimembranoso o bíceps femoral.

Y en ultimo lugar se revisa toda la cadena muscular posterior incluyendo espalda media y pierna (gemelos), y su relación en la pisada (tobillo y pie) pues el acortamiento permanente del muslo inferior condiciona, con el tiempo, la zancada y la técnica de carrera. Y esto ultimo influye también a la larga, en una mayor facilidad para lesionarse, no solo del muslo, de la rodilla o de la cadera.

PD: Dedicado a Andrés,que este domingo debutará en la maratón de san Sebastián

3 comentarios:

chatuly dijo...

Debo Agradecer este informe ya que tenia dolor lumbar sacro y desde que empece a fortalecer los isquitibiales y elongarlos ya no siento los pelliscos de la zona lumbar muchisimas gracias!!

CIMAFERMIN dijo...

De nada.

alejandro Espinoza dijo...

hola que tal un muy buen post, disculpa hace 3 años corria distancias de 5 a 10 km, me lesione en una ocacion los isquiotibiales, y segui corriendo y entrenando 6 meses despues del primer pinchazo por detras de la nalga, en esos meses se me fue agravando y decidi parar por completo, el dolor bajo mucho a hoy en dia pero intento empezar a correr y sigue molestandome los isquiotibiales, quedo cierto bordo por detras de la nalga y cierta endidura a la vez, y si intento bajar para tocar mis pies con los dedos de las manos, la mano no baja mas halla de la rodilla cuando siento mucha tencion , me podrias suygerir que deberia empezar a hacer para tener una rehabilitacion completa y si podria correr de competicion en un futuro, no se cuantos meses se tarde que mi cuerpo responda? saludos cordiales y muchas gracias

Post relacionados